Pintando Poesía | María Zambrano en Granada
22901
post-template-default,single,single-post,postid-22901,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.7,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

María Zambrano en Granada

Se echa en falta a María Zambrano en Granada. Una sensación confirmada el viernes 8 de marzo cuando el Centro Artístico de esta ciudad quiso hacer un homenaje a esta gran mujer en el día de la mujer. Y estuvo impecable, bien organizado, bien presentado y llena la sala. Fue una larga conferencia de dos horas y no hubo tiempo para preguntas, y más de uno se quedó con las ganas y alguno no y preguntó, y siguió alargándose el querer ahondar a la salida buscándole a Jesús para seguir hablando con él. Y esto me ratifica en que a María se le echa en falta en Granada.

Se están publicando sus Obras Completas, han salido 6 volúmenes y faltan otros 3. El último en salir ha sido el tomo 2º del volumen 4. El director es Jesús Moreno Sanz y es una pena que la presentación de este último volumen no se haya hecho en Granada con su Universidad y Facultad de Filosofía que parecen a todas luces ignorarla, no darle su espacio y qué lamentable lo siento.

LA MADRAZA fue la primera universidad con la que contó Granada, inaugurada en 1349 por el rey nazarí Yusuf I. En la actualidad este palacio pertenece a la Universidad de Granada, dedicándose casi todo el edificio para actividades culturales. Y su salón «Caballeros XXIV» sería sin duda el apropiado para una presentación a la altura universitaria de esta mujer cuyo pensamiento merece ser conocido más ampliamente en esta ciudad, cuyo cruce de culturas está presente en rincones de lo más variopintos. Y su pensamiento está ciertamente impregnado del cruce cultural con la manifiesta influencia del Sufismo de Ibn Arabí o el Daoísmo de Laozi y Zhuangzi, del pensamiento de Nietzsche o Spinoza y todo aquello que Jesús tan en profundidad puede dar a conocer. Y además de primera mano pues fue quien partió en busca de María a su exilio trayéndole de vuelta a España tras 45 años fuera y acompañándola hasta su fallecimiento 8 años más tarde. Es el lugar, en el corazón de Granada, donde deberíamos tener la oportunidad de escuchar el latido de su Razón Poética.

También podemos seguir dejando que pase el tiempo para luego poder lamentarnos trágicamente de lo que no hicimos, de lo que no hicieron, que siempre es más cómodo mirar para otro lado y convencernos que no estuvo en nuestra mano hacer posible un sueño, y seguir soñando.

1 Comment
  • Miguel Arnas Coronado

    marzo 14, 2019 at 10:29 am Responder

    Pues la facultad de Filosofía de Granada tuvo también a un gran zambranista: Pedro Cerezo. Y sin embargo… Y eso que a todos se les llena la boca diciendo que es el tiempo de la mujer. Tenemos una gran filósofa con una obra profusa y rica, y en cambio no se preocupan por ella. Claro, hay que pensar en la gran influencia que tienen ciertas tendencias filosóficas positivistas en la Facultad. Y el positivismo no ve más allá de la nariz, es decir que solo ve lo que se ve. Zambrano veía mucho más allá de todo. Eso es lo que hay, ¡qué lástima!

Post a Comment